Skip to content

Una breve recorrida por nuestra historia

Ward Lay, admirador de la Argentina y su gente, a mediados de los años 90, decidió invertir en el país. Norteamericano, Lay pertenecía a una familia con gran conocimiento de los mercados de consumo masivo: su padre fue fundador de Frito-Lay y antiguo presidente del directorio de PepsiCo. Con recursos y experiencia para conseguir excelencia en sus actividades, comenzó a incursionar en el mundo del vino. Así nació Andeluna, en el año 2003: con la elección de los mejores conocedores del negocio -en este caso, la Familia Reina Rutini con quien se asoció en sus comienzos-, seleccionando las mejores tierras -Valle de Uco-Gualtallary- y eligiendo a un experto internacional de vinos como Michel Rolland, quien aún continua acompañando este proyecto.

 

En el mes de Octubre de 2011, Lay murió. Sin embargo, la bodega continuó siendo administrada por un management altamente profesional y fuertemente comprometido con las ideas de “excelencia” promulgadas por su fundador. Sus herederos, a pedido del propio Lay, decidieron transferir sus activos a personas que estuviesen comprometidas con sus ideales y principios. La búsqueda recayó en la familia Barale, conocida en el Brasil en el área de energía y en la Argentina, como participantes de la industria del vino. En un lapso corto de tiempo la operación fue concluida y la familia se hizo cargo de Andeluna.

 

La familia Barale tomó las riendas del negocio, poniendo el acento en el grupo humano -gestión de personas- y en las inversiones que debían hacerse tanto en la finca como en la bodega. Actualmente, el principal objetivo es seguir cuidando de las herramientas necesarias para lograr excelentes vinos y una unidad de Imagen, respetando los lineamientos trazados por los fundadores de Andeluna, manteniendo sus ideales y principios inalterables.

 

Andeluna hoy es un grupo consolidado. Posee dos unidades de producción: la primera y principal, ubicada en Gualtallary a 10 km de la ciudad de Tupungato, en el Valle de Uco, provincia de Mendoza, y la segunda cercana a Villa Atuel, al sur de la misma provincia, con una capacidad de vasija de 2.300.000 litros. Andeluna está presente en la Argentina y en más de 30 mercados y mantiene la firme decisión de continuar siendo un referente en vinos de calidad, tanto en el mercado nacional como en el internacional, además de haberse convertido en destino turístico de quienes visitan la provincia de Mendoza.